Lo último

Eslovenia: el pequeño país que tiene de todo, incluso crías de dragón

No visitar Eslovenia es un error. Es pequeña y desconocida, sí, pero llena de lugares legendarios y paisajes mágicos. Con tan sólo dos millones de habitantes y el tamaño de una provincia este país alberga grandes tesoros. En cualquier viaje por el centro de Europa o los Balcanes merece pena parase a ver lugares como Bled, las cuevas de Postojna, los Alpes julianos o Liubliana, la capital.

Se trata de un país joven, como todos los que formaban Yugoslavia, pero ni sufrieron tanto la guerra ni son tan parecidos al resto de países balcánicos. En Eslovenia, obviamente, hay influencia eslava, pero es un país que recuerda a Austria en el paisaje y a Escandinavia en lo social: la educación es totalmente gratuita, son totalmente bilingües, los servicios públicos no son caros… Y esa mezcla hace a Eslovenia única: llena paisajes variados que van desde las montañas nevadas hasta las playas y lagos exóticos. Además no está tan de moda como Croacia por lo que es perfecto para escapar de los lugares turísticos totalmente abarrotados. Por ahora, claro. Como corra la voz de las maravillas que ahí se encuentran pronto se inundará de visitantes.

Liubliana, la ciudad del dragón

A orillas del río Ljubljanica se encuentra la capital de Eslovenia. Se trata de una ciudad al estilo centro europeo, con edificios antiguos y decorados con flores por todos lados. Destaca el Castillo de Liubliana, desde donde se puede ver los edificios, el bosque –presumen de ser el tercer país más boscoso de Europa por detrás de Suecia y Finlandia- y, al fondo, los Alpes. Una gran estampa. Entre las calles podemos encontrar edificios interesantes como el Ayuntamiento, el mercado donde comprar productos locales como el chucrut o leche del día -que se pueden sacar unas máquinas llamadas “moo machine”-, la Catedral de San Nicolás o los puentes con influencia veneciana. Destacamos el puente rodeado de dragones que, según cuenta la leyenda, aletean cuando lo cruza una chica joven que aún es virgen.

eslovenia-mundo-viajero

Bled, la ciudad que parece sacada de un cuento de hadas

Al norte, casi pegada a Austria, está una de las ciudades que más se identifican con el paisaje alpino: Bled. Destaca por su castillo gótico y un islote con una iglesia que corona el lago. En invierno la nieve cubre toda la región por lo que, vayas cuando vayas, se trata de un lugar mágico. Además cuenta con varias de las excursiones más interesantes del país: la Garganta Vintgar, dentro del Parque Nacional de Triglav.

bled-mundo-viajero

Cuevas: un país con varios pisos

Eslovenia cuenta también con la cueva más grande Europa. O lo que en otros tiempos se creía que era la guarida de un dragón. Esto es así porque un anfibio endémico de estas grutas fue arrojado al río y, como tiene forma de reptil, se pensaron que era la cría de un ser superior. Se trata del Proteus anguinus, un extraño animal que, entre otras rarezas, puede estar 10 años sin comer.

Si eres de los que disfruta recorriendo el interior de la Tierra las Cuevas de Postojna presumen de ser las más visitadas del continente. Entre otras cosas por tener un tren interior para ver todo, galerías de varios kilómetros y situarse aproximadamente a unos 100 metros por debajo de la superficie. No es poco. Pero este paisaje kárstico también ha dado lugar a las Cuevas de Skocjan, que también son dignas de ver.

Foto promocional de las cuevas

Foto promocional de las cuevas

Montaña y playa

Eslovenia es un país polivalente. Si te gusta esquiar puedes recurrir a Vogel, en los Alpes, donde seguro que hay menos gente en las zonas más conocidas de Austria, Suiza y Francia. Pero, por otra parte, si quieres playa, al estilo de la famosa Dubrovnik croata, puedes visitar Piran, donde también podemos disfrutar de las aguas mediterráneas.

En definitiva: en este país hay de todo. Seguro que poco a poco acaba siendo más conocido pero desde aquí lo consideramos una parada obligatoria para los interesados en conocer el centro de Europa.

Periodista, con lo bueno y con lo malo. Amante de la historia, la actualidad, la tecnología, los videojuegos, los viajes y la música.

Déjanos alguna opinión, ¿no?

Tu dirección de correo no será compartida, tranqui.


*