Lo último

Machu Picchu, la ciudadela celeste

En La Tierra aún quedan muchos misterios por resolver: el triángulo de las Bermudas, la Atlántida, Yonaguni… Machu Picchu es también uno de esos lugares. Aunque hartamente estudiado y redescubierto en 1880, hoy en día hay muchas incógnitas sobre este enclave Inca.

Un poco de historia de Machu Picchu

Se cree que hacia 1450, el inca Pachacútec, mandó construir en el lugar unas edificaciones civiles y religiosas, dada su especial ubicación. La zona estaba altamente poblada, no era un lugar secreto ni aislado, y dependía de poblados cercanos para abastecer de alimentos a la población de Machu Picchu. Los mitmas, colonos de tierras lejanas conquistadas por el imperio Inca, eran quienes habitaban Machu Picchu en su mayoría. En 1534, los españoles irrumpieron en Cusco, capital de los Incas, y junto con la guerra civil y las guerras contra estos, muchos mitmas aprovecharon para volver a sus lugares de origen. También los nobles que vivían en Machu Picchu debieron abandonar la zona por aquel entonces. Se sabe que Machu Picchu fue visitada por españoles, pero no frecuentemente, ya que durante los años siendo una “colonia” o provincia del imperio español, los tributos de la zona de Picchu se recogían en Ollantaytambo. El lugar careció de importancia hasta finales del siglo XIX.

Machu Picchu

Fue en 1880 cuando el explorador francés Charles Wiener que, después de algunos indicios de ruinas arqueológicas, confirmó la existencia de una antigua ciudadela Inca. Agustín Lizárraga, arrendatario de la zona, en 1902 hizo la primera visita con tres cusqueños más. Pero fue el explorador Hiram Bingham quién a través de Lizarrága llegó a las ruinas y empezó la empresa de investigar la “ciudad olvidada” dándola a conocer internacionalmente.

Machu Picchu está dividida en dos zonas, la urbana y la agrícola. En la primera se encuentran los principales puntos religiosos como el Templo del Sol, la plaza Sagrada o la Intihuatana, a demás de la Residencia Real. Hoy en día se sigue investigando y escribiendo ríos de tinta sobre la importancia del lugar para los Incas, sobre los diferentes conjuntos religiosos, la importancia que tenía en relación a la astronomía del imperio, etc.

Cómo llegar

Actualmente hay dos formas de visitar Machu Picchu, lugar con restricción diaria de visitantes.

  • El camino Inca, es la opción más larga, interesante y espectacular. Es una ruta a pie de 40 km desde Piscacucho, y es el camino que se usaba por aquel entonces para llegar a Machu Picchu. Está acondicionado para el turismo, y aunque están surgiendo muchas otras rutas, ésta es la principal y verdadera. Está cerrado al público durante el mes de febrero para su mantenimiento. Hay mucha demanda y hay un límite de 500 personas al día en el camino, así que se recomienda reservar con tiempo. El precio de la excursión, con guía y demás suele salir por unos 230 euros.
  • La otra opción, no más cobarde, pero si más barata, es el tren o autobús hasta Aguas Calientes. El tren sale desde Cusco y es algo caro, 75 euros. Por otro lado tienes el autobús, un viaje de 8 horas, por caminos angostos, a través de los Andes, espectaculares vistas, y algún dolor de cabeza si se es propenso. El bus te dejará en Hidroeléctrica, desde donde siguiendo las vías férreas podrás llegar a Aguas Calientes, andando 3 o 4 horas, o en tren.

Machu Picchu

La última ruta, para llegar a la entrada de Machu Picchu se puede hacer a pie, unos 60 minutos, o en autobús, por unos 30 soles (unos 8 euros) por trayecto. Hacerse con un guía sale más económico si lo gestionas en el hotel y no en la misma puerta del complejo arqueológico. Las excursiones que se suelen contratar en las agencias te ofrecen los billetes de autobús, alojamiento en Aguas Calientes, guía, la entrada al conjunto de ruinas, pero no el autobús para ascender a ellas, por unos 150- 200 euros. Comprar comida en Machu Picchu es muy caro, así que mejor llevar algo adquirido en Aguas Calientes u otro lugar. Los tours contratados suelen incluir desayuno, comida y cena, algo frugales, pero se agradecen. Lleva chocolate Sublime para recuperar fuerzas porque las necesitarás.

Si vas por libre, que se puede, la excursión es mucho más barata aunque la entrada al sitio arqueológico varía según las zonas que quieras visitar (como el pico más alto, Huayna Picchu), la edad y tu procedencia. Puedes consultar los precios aquí.

Nacido un equinoccio de primavera en los años 80. Mi interés por la vida, el universo, la ciencia... me llevaron a mirar más allá de las puertas de mi hogar. Las respuestas no están en el sofá; si no en montañas olvidadas, oscuros mares, bosques encantados e infinitas praderas. Allí, pero también en nuestra mente. Comunicador y estudiante de antropología. "La verdad está ahí fuera".

Be the first to comment on "Machu Picchu, la ciudadela celeste"

Déjanos alguna opinión, ¿no?

Tu dirección de correo no será compartida, tranqui.


*