Lo último

De Kanazawa a Nagano : La ruta alpina

La ruta por el norte, desde Nara a Kanazawa acababa de empezar fatal. Nos enteramos de que teníamos que volver a Kyoto desde Nara para coger el tren que se dirigía a Kanazawa, al norte de la isla principal. Pero que éste no era de alta velocidad. Se trataba de un tren Thunderbird, a medio camino entre los Shinkansen y los trenes convencionales. Llegar hasta nuestro destino nos llevó casi tres horas, aunque la distancia no era para tanto. También hay que decir…


Nara, la antigua capital de los ciervos

Habíamos dejado la anterior entrada en mi investigación de las psicofonías del hostal de Nara. Caminaba por el pasillo, y al doblar la esquina… …Frente a mí se encontraba la excéntrica dueña en un pijama demasiado ligerito. Caí por una vorágine de dolor ante tan cruel visión y mis retinas se fundieron con la cuenca de los ojos. A su vez, ella seguramente estaba preguntándose porqué un imbécil estaba en mitad de la noche grabando con una cámara por su casa……


Hiroshima y el terrible Museo de la Paz

Era de día y tocaba ponerse en pie, pues teníamos un día contrarreloj para conocer lo más interesante que Hiroshima nos podía ofrecer. La peste, la humanidad de ocho personas durmiendo en la misma habitación inundaba mis fosas nasales y me llenaba de satisfacción. Nos habíamos ido despertando a medida que se iba levantando la gente de nuestra habitación común. Afuera, nuestro compi Alex voceaba con una sueca tremenda como si no hubiera un mañana, y como si la habitación…


Miyajima, la isla santuario

Levantarse se hizo harto complicado. Las horas japonesas no son equiparables a las españolas, sobre todo cuando toca madrugar. Nuestra siguiente parada era Hiroshima, a poco más de dos horas de tren desde Osaka. El problema es que queríamos llegar cuanto antes para poder salir directos a la isla de Miyajima, que está al sur de la costa y era nuestro objetivo real para ése día. Lamenté haber pasado tan poco tiempo en un lugar como Osaka, que tenía mucho…


Osaka: Visita express. La chica de Kansai

Osaka era nuestra próxima parada, y habíamos dado un buen madrugón para aprovechar el día, ya que allí sólo íbamos a pasar una noche.  La partida del ryokan de Kyoto fue muy agradable. Allí, aparte de la dueña, el resto de la plantilla eran gente joven y muy simpática, y nos despidieron con mucho cariño y efusividad. Hay que decir que casi todo eran chicas (yeah), así que nuestra amabilidad también era extra con queso. Al cabo de pocos minutos ya estábamos…


Turismo, fiesta y kebab en Kyoto

Amanecía el último día que estaríamos en la ciudad y teníamos un largo día por delante de turismo en Kyoto y… fiesta. En nuestro primer día ya habíamos conocido la zona centro, con los templos Higashi y Nishi Honganji, y el día anterior lo habíamos pasado con nuestra amiga Yoko conociendo el Kyoto más tradicional y esencial a nivel turístico. Hoy tocaban las preferencias personales. Tras vestirnos y ducharnos, fuimos a la cocina a desayunar. Nos terminamos el paquete de pan…


Kyoto: El lado más tradicional

Habíamos quedado a las once de la mañana con Yoko en la estación principal de Kyoto , que estaba al lado del ryokan, así que teníamos tiempo. Ahora ya no nos íbamos a perder por el barrio, o por lo menos eso esperábamos. Desayunamos en la cocina de la posada unas tostadas con margarina y unas galletas que habíamos comprado en un supermercado cercano. Éstos alojamientos con cocina triunfaban, ya que nos permitían ahorrar un poco de dinero en vez…


Kyoto: Camino a la antigua capital.

Éste era uno de esos días en los que nos levantamos con calma y sin madrugar, recogiendo tranquilamente. Queríamos estar suficientemente descansados para poder estar a la altura de una ciudad como lo era Kyoto, la antigua capital del país nipón. Nos duchamos, nos vestimos y ya con todo listo asomamos la cabeza por el dormitorio de los chicos para despedirnos de ellos, ya que no sabíamos si volveríamos a verlos pronto. El desayuno se hizo rápido e improvisado, para…


El castillo de Nagoya, samuráis y templos.

Allí estaba, secándose el pelo después de una ducha. Era una chica delgada, de piel morena y con el pelo largo y oscuro. Tenía los ojos negros y grandes y los labios carnosos y gruesos. Yo intentaba que mi aspecto físico pareciera menos guarro de lo que se veía a primera vista, pues vestía una camiseta sin mangas blanca, muy usada y andrajosa y unos pantalones largos de chándal reconvertidos a pijama. Si, estaba lavándome los dientes, pero daba pena….


Shizuoka: La amenaza de Mr. Golden

Me desperté abrumado por el abundante calor y su consecuente ración de sudor, y por unos golpes que sonaban en el pasillo junto a la entrada de mi habitación. Afortunadamente el secuestro de Pablo había sido una pesadilla generada por el olor a puraco con una pizca de choto que se fermentaba en la habitación, y que claramente había producido efectos opiáceos en mi cerebro. Pablo seguía vivo y durmiendo en su cuarto. Ese día nos dirigíamos a Shizuoka, un…


Mishima, la ciudad de los canales

Teníamos resaca. Pero de la mala, de haber bebido agua fresca de Adolfo Domínguez. Colonia pura y dura, de la peor calidad La noche anterior las copas bajaban como el mejor agua de Lanjarón, pero al día siguiente no ayudaban, y hoy empezábamos nuestra ruta a través del país. Nuestra primera parada era Mishima, a pocos kilómetros de Tokyo. Después de levantarme untado en mi propia salsa y abrasado por el calor que entraba amplificado a través de la ventana,…


Fiesta en Tokyo: Bailando con hombres de negocios

El amanecer llegó con carraspeos ajenos y escupiñajos escuchándose afuera, en la calle. En el exterior, un loco daba tumbos de lado a lado bebiendo cerveza fuera del hostal y berreando lo que debían ser cosas muy feítas en japonés. Éste era el clásico y reconfortante sonido del barrio. Nos pusimos en pie rápido, recogimos un poco el cubículo donde dormíamos, nos duchamos donde los posters de escuchimizados y comenzamos a buscar direcciones de oficinas de trabajo mediante el netbook de Pablo….


Viajando de Tokyo a Kamakura

El amanecer llegó con una sensación extraña. Me había levantado a las siete menos cuarto de la mañana. Por voluntad propia, sin despertador. Dediqué unos instantes a meditar hace cuánto tiempo que no hacía yo eso, y me dí cuenta de que no me había ocurrido nunca. Un desperezamiento rápido dió paso a la hora de ducharse. El viaje de hoy sería un Tokyo a Kamakura en toda regla. Bajamos al baño del hostal, ese que tiene fotos de hombres raquíticos…


Shinjuku: Primer contacto.

Llegar a Shinjuku es dar un salto hacia delante en el tiempo. En realidad, ese espíritu futurista lo podemos encontrar  con más fuerza en otros barrios, como Shibuya o Akihabara, pero Shinjuku es un barrio con su propia personalidad, y creo que para nosotros tendrá siempre un lugar especial en nuestros corazones. Éste barrio es, esencialmente, uno de corte empresarial, aunque goza de varias áreas en las que puedes encontrar desde comercios hasta restaurantes y bares. Desde la estación de Minami-Senju, el acceso…


Taito y Asakusa: conociendo la ciudad

Y allí nos encontrábamos, parados en medio de la salida de la estación, contemplando a medio camino entre la estupefacción y la admiración cómo un extraño ser humano, que acababa de hacer su aparición, nos soltaba una parrafada que no entendíamos, y trataba de llevarnos a alguna parte. En ese momento apareció una chica que llevaba presenciando la escena un rato y despidió al extraño humano. Ella hablaba algo de inglés, así que medio chapurreando el japonés, que teníamos muy oxidado, y…