Lo último

Las 3 grandes razones para no bucear con tiburones ballena en Oslob

Hace unos días publicábamos un artículo sobre la interacción con ballenas que se realiza en Donsol, Filipinas. En dicho artículo mencionaba que me preocupaba que Donsol se transformara en Oslob, otra localidad de Filipinas ubicada en la isla de Cebú. Este lugar es especialmente famoso porque aquí también se realizan “interacciones” con los tiburones ballena, o butanding.

El por qué de Oslob

La interacción que se realiza en éste lugar, la población de Tan-Awan, es y ha sido motivo de controversia desde que comenzaron las actividades allí. La forma en que comenzó todo se debe a que un pescador descubrió que podía alejar de sus cebos y redes a los butanding usando pequeñas cantidades de uyam (un compuesto formado por gambas y crustáceos). Los dueños de un centro de buceo se interesaron por el método y, en vez de usarlo para alejarlos de la costa, lo usaron para atraerlas y así generar turismo. El mayor incidente ocurrido tuvo lugar cuando salieron a la luz las fotos de un británico montando uno de estos animales como si aquello fuera un rodeo. Lejos de provocar espanto o rechazo, el turismo en Tan-Awan tuvo un boom exponencial y la fama de Oslob se catapultó en extremo.

Como podéis comprobar, básicamente no se respeta al animal en ningún sentido. Ni su forma de alimentación, ni su seguridad, ni su forma de vida, nada. Debido a éstas razones los butanding están cambiando las pautas y hábitos que llevan desde hace millones de años, lo que puede llevar a una degradación de la especie, una disminución de la misma y en caso extremo a su desaparición. Es terrible.

Actualmente se dan dos tipos de personas que caen en éstas actividades. En primer lugar, las que van sin saber que eso es un circo. Estas personas suelen arrepentirse, e incluso toman cartas en el asunto para futuras experiencias. Eso es BIEN, y así debería ser siempre. El segundo tipo de personas es con el que hay que lidiar. Son aquellos que, sabiendo o no qué ocurre allí, defienden lo que sucede para evadir su culpabilidad. Las clásicas frases de “esto ayuda a la conservación de la especie” o “yo les veía bien” se dan muy a menudo en estos casos. Pero la peor es “pero es que no quiero perderme la experiencia…”. Si eres de estos, mejor no vengas a Filipinas. No es tu sitio y no vas a hacer ningún favor al ecosistema.

Por qué peligra no sólo la especie, sino también el océano

Hoy vamos a eliminar cualquier duda sobre por qué está mal hacerlo, para que todo el mundo tenga claros los motivos por los que NO hay que ir allí. Responderemos a las siguientes preguntas: ¿qué ocurre exactamente en Oslob? ¿Por qué no hay que ir? ¿Qué sucede durante las actividades que resulta tan nocivo? A continuación, las razones esenciales para que no vayáis a bucear con butanding en Oslob en vuestro viaje a Filipinas.

  • Las reglas de interacción

Existe un código de conducta para poder interactuar con los butanding, pues es una especie amenazada. Cualquiera que respete a los animales o se jacte de hacerlo, debe seguirlo a rajatabla cuando interactúa con butanding. Cuando las interacciones comienzan, se nos explica el código. Éste consiste en no nadar a menos de metro y medio de la ballena, no tocar a la ballena, no alimentar a la ballena y no entrometerse en el camino de la ballena, entre otras cosas. Básicamente uno debe ser un espectador más.

Para reforzar éste código, el Acta Bajo República 9147 de conservación y protección de especies de la ley de Filipinas sostiene que es ilegal molestar a los butanding, es decir, está penado por ley romper cualquiera de las normas que figuran anteriormente.

Donsol

Butanding

Durante una monitorización realizada por LAMAVE (El instituto que estudia a los grandes animales marinos vertebrados de Filipinas) durante más de 64 horas en Oslob se registraron 1823 contactos físicos, es decir, a 29 contactos la hora, y nadie fue penalizado ni advertido por ello. Lo peor de todo es que éstos contactos los inician los propios guías o avistadores, a veces incluso golpeando o pisando el rostro del butanding que se asoma para obtener más comida, ya que intentan alejarlo del barco del que están vertiendo el alimento.

Pero, ¿qué problema hay con el contacto humano? Pues bien, es conocido que la mayoría de las especies de tiburones son vulnerables a las bacterias humanas, a las que no están expuestas regularmente, por lo que el excesivo contacto con ellas puede producirles infecciones. Además, el acercamiento a barcos de cualquier tipo puede ser perjudicial para los butanding, produciendo heridas, cortes, abrasiones e inflamaciones, especialmente en el rostro y la aleta dorsal. En 2012, sin ir más lejos, el butanding Fermin sufrió cortes por el motor de un barco (aunque esté prohibido introducir barcos a motor en la bahía) junto a los ojos y en la cara.

Se han tomado datos de butanding que llegan a aguas de Oslob sin un rasguño y tras una semana ya presentan cortes, heridas y abrasiones por culpa de los métodos de interacción que allí se dan, utilizando alimentación prohibida y por tanto atrayendo a los animales a barcos y humanos. Por que sí, en Oslob se les alimenta contradiciendo el Acta 9147. Lo que nos lleva al punto siguiente:

  • El problema de la alimentación y su deficiencia

Es conocido que el método por el que la interacción de Oslob se guía es a través de proveer alimentación de la especie. Aunque esto pueda sonar positivo, el impacto de esta actividad es increíblemente negativo. Los butanding no necesitan que se les alimente. Recorren miles de kilómetros en sus pautas alimenticias en busca de fitoplancton y otras formas de nutrirse que forman parte de su ciclo biológico. Cambiar esta pauta comporta un importante riesgo para la especie, ya que el butanding comienza a identificar la presencia de barcos con la existencia de comida y los persiguen. Si estos animales salen a aguas abiertas, podrían aproximarse a barcos pesqueros en su equivocación, además de producir esto un cambio en su patrón habitual de alimentación.

Además de este problema, existe otro igual o más grave: La baja calidad del alimento. Por culpa de este sistema de alimentación artificial, los butanding se alimentan de comida mucho menos nutritiva que el método natural, y que no cubre sus necesidades nutricionales. El plancton utilizado en Oslob contiene doce tipos diferentes de organismos. Cuando este se agota, se importa más comida desde Ilo-Ilo o Bacolod, donde el plancton sólo se compone de cinco organismos.

Esto comporta la pérdida de nutrientes en el alimento, contaminación de la comida (al traerlo desde más de cuatrocientos kilómetros de distancia) y la pobre variedad de organismos que contienen. Otro problema es que los butanding consumen demasiada energía persiguiendo barcos, mientras que la nutrición que obtienen a cambio resulta mucho más deficiente que la que conseguirían alimentándose de forma natural.

Interacción en Donsol

Interacción en Donsol

  • Cambios en los patrones migratorios

Como se ha comentado anteriormente, los butanding son especies altamente migratorias que se guían por patrones marcados por su percepción “olfativa” de grandes agregados de plancton con altas cantidades de nutrientes. Las distancias que recorren a través de dichas pautas son enormes.

La temporada de tiburones ballena en Oslob dura unos sesenta días de forma natural. Sin embargo, al traer más comida de otras regiones, los butanding se están quedando en Oslob mucho más tiempo, en vez de seguir sus propios patrones. En 2013 se registró que el butanding Mr. Bean había permanecido allí 392 días, es decir, más de un año. Debido a que se conoce muy poco acerca de la forma de reproducción de los butanding, se presupone que estas alteraciones, a largo plazo, pueden afectar gravemente a los patrones en que se reproducen, ya que no llegan a completar su ciclo biológico y por tanto a la fase de reproducción, pudiendo llevar esto, eventualmente, a la extinción de la especie.

El océano es un ecosistema cada vez más frágil, y romper el fino equilibrio que alberga supone cambios terribles en él. Esto afecta directamente a nuestra forma de vida y la de muchas otras especies. La interacción con ballenas de Oslob, en pocas palabras, contribuye a un deterioro sustancial del medio marino, y por tanto, de nuestro planeta. Y el que colabora con ello, colabora con su destrucción.

En resumen, Oslob representa todo lo que el viajero (y antes que nada, persona que respeta a sus semejantes) NO debe hacer. Representa la falta de sensibilidad y el respeto, la capitalización extrema del turismo por encima de la sostenibilidad y la deshumanización. Esas excusas de “es que si no lo hago así, no puedo tocarlo!” no valen, jamás. Las diversas especies de este mundo no están ahí para entretenernos o divertirnos, y debemos ser considerados con ellas. Además, la diferencia entre el componente mágico y misterioso de descubrirlos en su propio entorno y en libertad no tiene comparación a cualquier otra manera.

Con esto ya es suficiente información para los que planeáis vuestro viaje a Filipinas. Ya sabéis: Tiburones ballena en Tan-Awan (Oslob), no.

Más información acerca de protección animal en Faada.

Más sobre identificar falsas actividades de protección animal en éste artículo.

Sobre los falsos centros de protección animal en éste artículo.

Parte de la información ha sido obtenida, así como la foto sobre los patrones migratorios, a través de LAMAVE.

Graduado en Turismo, mis mayores pasiones son viajar por el mundo y practicar artes marciales. Buscador de aventuras y experiencias, otras de mis aficiones son el diseño gráfico, bucear, el snowboard, los cómics y la escalada.

2 Comments on "Las 3 grandes razones para no bucear con tiburones ballena en Oslob"

  1. Buenas Manuel,yo fui el mes pasado y me acabo de enterar de este tema.
    No sospeché que había problemas porque en el centro parecían que cuidan a la especie y daban indicaciones de no tocarlos. Por otra parte, me lo recomendaran varios filipinos y no dijeron nada. Supongo que tampoco lo sabrían.
    En fin, gracias por la información!

    • Buenas Alberto! Pues precisamente este es uno de los motivos por los que la situación está tan mal: no hay conciencia sobre este tema, la gente está desinformada y este, Filipinas, es un país donde gusta demasiado la apariencia (es decir, se tiende a pasar por alto ciertas cosas solo por parecer esto o lo otro). Entonces, incluso aquellos que por principios estarían en contra de estas prácticas, muchas veces ignoran la situación. También ocurre que por ley está prohibido hacer ciertas cosas (como digo en el artículo) con las ballenas, por lo que si no se advierte primero puede incurrir a penalización. No obstante, los barqueros hacen lo que les da la gana en Oslob. Lo dicho, siempre es bueno buscar estas cosas por internet cuando se trata con animales. Es un proceso lento, en cualquier caso. No te martirices, al menos ahora sabes del tema.

      Un abrazo!

Déjanos alguna opinión, ¿no?

Tu dirección de correo no será compartida, tranqui.


*