Lo último

El síndrome del Falso Brad Pitt

No hace mucho me dio por pensar en una frase que me dijo un amigo mío en Nepal tras una noche de fiesta en un local abarrotado de occidentales. Esa frase se repitió una vez más en Filipinas, en otro local de corte parecido, no hace demasiado.

No me gusta éste sitio. Aquí no me siento especial“, con rostro compungido.

Recuerdo muy bien esa sensación. La primera vez que la tuve fue cuando volví de Japón, tras viajar por el país y estar viviendo una temporada por allá. Es una sensación traidora, falsa y desesperanzadora, pero puede controlarse con el tiempo. Es también una realidad que viven muchos viajeros que han cruzado determinados países y luego han vuelto a su hogar, han acabado en algún país angloparlante o simplemente viven en una ciudad moderadamente occidentalizada. Es el síndrome o mal del Falso Brad Pitt. Un mal viajero que, en mayor o menor medida, adolece un segmento más particularmente crápula dentro de este primer grupo.  Pero, ¿en qué se basa, cómo se desarrolla y cuales son sus síntomas?

Incubación y desarrollo

El mal del falso Brad Pitt suele adquirirse en zonas geográficas donde las sociedades tienen un contacto algo menor con el hombre -normalmente blanco- occidental. Los focos más importantes se hayan en zonas localizadas de China, Tailandia, Camboya, Vietnam, Indonesia, Japón y Filipinas, en general por la mayor parte del sudeste asiático menos restrictivo, aunque también pueden darse en otros países a lo largo del globo. Este mal puede afectar a cualquier hombre del mundo, sea cual sea su etnia, siempre que se encuentre expuesto a un entorno en el que las tornas se inviertan y él pase a ser el elemento exótico dentro de esta nueva sociedad y no al revés.

Su desarrollo tiene lugar cuando el individuo comienza a percatarse de que la atención que genera en ese nuevo lugar es sustancialmente mayor que en su país de origen o en cualquier otro al que haya viajado cuya sociedad se parezca a la del suyo. El exotismo crece aún más en lugares donde no se han visto individuos de perfiles parecidos, esto puede aumentar exponencialmente la atracción inicial que se ejerce sobre un miembro del sexo opuesto. Esto crea la falsa sensación de confianza y carencia de fealdad -exista esta o no- que deriva en actitudes propias de actores o personajes farandulescos de estratos sociales más elevados. Uno de los detonantes más importantes de este mal puede ser un número masivo e inexplicable de “matches”, o “coincidencias” cuando el sujeto trastea con Tinder u otras aplicaciones similares destinadas a conocer pareja. También sucede al pasear por la calle, cuanto percibe cantidades anómalas de miradas o actitudes que sugieren algún tipo de atracción. A pesar de todo, el mal no se desarrolla con tanta intensidad en bares o clubs donde la afluencia de otros sujetos parecidos a éste es mayor, puesto que la atención pasa a perfil bajo en estos momentos y será dedicada, por lo general, al sujeto alpha del grupo cuyas características físicas objetivas sean mayores a las del resto.

Síntomas y remedio

Aunque el mal del falso Brad Pitt puede crear una sensación de bienestar y un aumento significativo de la autoestima, en realidad se trata de un arma de doble filo. Son sentimientos ilusorios y a la larga producen un efecto retractivo que con el tiempo deja al sujeto en un lugar mucho peor en el que estaba antes de contraer el mal. Además, debido a sus características opiáceas, el sujeto podría comenzar su adicción a estas nuevas sensaciones y a renegar del regreso a la patria. Los síntomas del mal del Falso Brad Pitt son los siguientes:

  • Altos niveles de autoestima
  • Expectoración masiva de ego con la consecución de “matches” en Tinder.
  • Inmunología adquirida ante la autocrítica
  • Niveles decrecientes de moral y ética

El mal del Falso Brad Pitt no tiene cura. Una vez se experimenta por primera vez, este permanece en la sangre y volverá cada vez que el sujeto regrese, de forma temporal o permanente, al entorno inicial donde creció. En su regreso volverá a percibir la carencia absoluta de interés por los sujetos del sexo opuesto, su sensación de fealdad se incrementará y sus niveles de autoestima se reducirán significativamente, manifestándose en frases como “aquí no me siento especial” o, en casos más graves y delirantes, “allí éra/éramos dioses”.

El mejor remedio para este mal es la adquisición natural de alta autoestima. Esto puede bloquear en gran medida los efectos del mal del Falso Brad Pitt cuando el sujeto regresa al hogar y permite que el sujeto pueda convivir en cualquier sociedad sin que el alienamiento haga mella en él.

Graduado en Turismo, mis mayores pasiones son viajar por el mundo y practicar artes marciales. Buscador de aventuras y experiencias, otras de mis aficiones son el diseño gráfico, bucear, el snowboard, los cómics y la escalada.

2 Comments on "El síndrome del Falso Brad Pitt"

  1. Manu por favor eres un crack! Te estas volviendo antropólogo! Es buenísimo el post! Por favor! Es así, yo puedo hablarte de lo mismo pero al revés 🙁 el síndrome de la Falsa Lucy Liu, pero no en el extremo positivo , sino en el negativo! No somos el trofeo de nadie. Por cosas que me han ido pasando a lo largo del tiempo , si vas a hacer el artículo contrario cuenta con mi testimonio.Me encanta lo que haces! Deseando estoy de leer un libro tuyo! Lo voy a compartir! Un abrazo y feliz 2017.

  2. Eres un fenómeno. Me ha encantado el artículo. Todos nos hemos sentido un falso Brad Pitt alguna vez viajando, pero la cura está clara 🙂 Un abrazo amigo y sigue dándome tan buenas lecturas.

Déjanos alguna opinión, ¿no?

Tu dirección de correo no será compartida, tranqui.


*