Guía turística de Shanghái

Todo lo que necesitas saber para disfrutar de tu viaje a Shanghái y sus alrededores!

Si Pekín es el hermano mayor tradicional y responsable de China

Shanghái es la hermana menor a la moda y adicta a las compras de Wall Street; quien trabaja duro y se divierte aún más.

Shanghái es una ciudad en expansión, con alredeor de 8 millones de habitantes (19 millones en el área metropolitana), es la ciudad más moderna de China.

Es un destino turístico imperdible para cualquier visitante que desee conocer el futuro de este país.

Durante la década de 1920-30, Shanghái era la ciudad internacional más grande e importante no sólo de China, sino de toda la región de Asia y el Pacífico.

Fue uno de los puertos que los británicos abrieron en 1842 después de ganar las llamadas Guerras del Opio.

Se abrieron así las compuertas a las potencias británicas, francesas, rusas, estadounidenses y otras países occidentales.

Hoy Shanghái recupera el título de centro financiero y de negocios líder de Asia. Es también un el de un destino turístico de excelencia.

Después de haber caído en picada durante los días de Mao; el nuevo perro guardián de China, Deng Xiaoping, eligió Shanghái como el centro del renacimiento comercial de China en 1990.

Durante el auge de la construcción a finales de la década del 90, más de la mitad de las grúas de del mundo se encontraban en Shanghái.

La ciudad carece de atracciones históricas o turísticas como tal ya que gran parte de la arquitectura antigua ha sido demolida.

De todas formas, ofrece un gran encanto y razones para que los visitantes se queden aquí.

No ha perdido su encanto europeo, sólo hay que dar un pequeño paseo por el Bund para disfrutar de la antigua Shangái. Aquella que era conocida como la «París del Este» y la «Perla de Oriente».

Estos viejos edificios antes fueron menospreciados por ser vestigios del imperialismo extranjero.

Hoy están protegidos como monumentos de la ciudad y son las atracciones turísticas más famosas de Shanghái.

Ciudad de Contrastes

Al igual que en los viejos tiempos, esta es una ciudad de extremos.

Una ciudad dinámica conocida no sólo por los negocios, las compras, la vida nocturna y la sofisticación; sino también por los vicios (también fue conocida como la «Puta de Oriente»).

Lo que me recuerda, debes tener cuidado con los estafadores; especialmente a lo largo de la ruta turística principal de Nanjing Road.

Shangái tiene un eficiente sistema de metro subterráneo que es casi tan caro como el de Pekín.

La ciudad tiene también una gran oferta de alimentos baratos y alojamiento económico.

Los visitantes también se beneficiarán de una infraestructura turística mejorada gracias a la Exposición Universal de hotelería que tuvo lugar en 2010.